negociación colectiva por ramae actividad

  • El Estado debe garantizar la formación de sindicatos

    Por: Luis Villanueva Carbajal

    La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú, como representante de los trabajadores del Sector Construcción en todo el país, mediante la negociación colectiva por rama de actividad que suscribe con los representantes del empresariado, regula los incrementos salariales y mejora las condiciones de trabajo generando una mejor distribución de la riqueza y el pleno ejercicio de la libertad sindical.

    La virtud de la negociación colectiva por rama de actividad es que soluciona los problemas generados en todo un sector económico, y evita una pluralidad de negociaciones dispersas que lejos de solucionar un problema, lo empeoran, y aún más cuando la actividad productiva es eventual.

    La FTCCP, durante muchos años, ha propuesto al Gobierno central y las autoridades de Trabajo que la negociación colectiva por rama se debe replicar en las diversas actividades económicas del país, como en el caso de la minería, textiles, agroindustria, etc.

    Es cierto que la Constitución Política menciona la posibilidad de la negociación colectiva por rama de actividad, pero el problema está en el desarrollo de las normas, donde está privilegiada la empresa.

    La Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo promueve la negociación por empresa, donde el nivel de negociación es del 3% y no hay ninguna fuerza sindical para solucionar los conflictos sociales que surgen por la miseria de las condiciones laborales y económicas del trabajador.

    El modelo impuesto en la agroindustria, como en otros sectores económicos, es inequitativo y promueve la desigualdad, lo cual genera la protesta legítima de los explotados.

    Diversas personalidades del ámbito político, sindical y empresarial ven como alternativa el modelo de negociación colectiva en construcción civil como la respuesta para el sector agroindustrial, en especial el agroexportador, donde también se da el trabajo eventual.

    La salida a esta crisis es la negociación colectiva por rama de actividad en la agroindustria y agroexportación. Debemos hacer un cambio en la Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo para que este tipo de negociación alcance a todos los sectores económicos posibles, porque posibilita la estabilidad que el Perú necesita.

    El hecho de que el Perú tenga la tasa más baja de sindicalización en el continente, con un 3.5%, nos coloca en vitrina como un país bananero, donde el Estado no cumple con los convenios suscritos con la OIT, dejando a los trabajadores expuestos al abuso y la sobreexplotación laboral.

    (Tomado de diario UNO, 28 de diciembre de 2020. https://diariouno.pe/columna/el-estado-debe-garantizar-la-formacion-de-sindicatos/)