OIT

  • Campaña "25 kilos, ¡No más!"

    La Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera (ICM, BWI por sus siglas en inglés) conjuntamente con la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) implementarán una campaña basada en movilizaciones, distribución de información a empleadores, trabajadores, autoridades gubernamentales, factores vinculados a las empresas productoras y empacadoras de cemento y derivados, la cual se denomina: “25 kilos, ¡No más!”.

    La campaña busca reducir el peso de las bolsas de cemento, para la consecuente mejora en la calidad de vida de los trabajadores, focalizada en las obras de infraestructura deportiva para los Juegos Panamericanos Lima 2019. Esta campaña recibe el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo a través de la Oficina Regional para América Latina. 

    La protección de la integridad física y psíquica de los trabajadores y trabajadoras, corresponde a esta “Campaña 25 kilos, ¡No Más!” que desarrolla la Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera (ICM) con apoyo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de cuyo seno se desprende una legislación laboral internacional que coincide en estos aspectos con los Convenios 155, 187 y, en particular, el Convenio 127 de OIT sobre peso máximo de carga; y la Recomendación 128 del mismo año, sobre peso máximo.

    Recordemos que la ausencia de una política de prevención hace que cada día mueran más de 6,300 personas en el mundo por accidentes o enfermedades relacionados con el trabajo. Al año, más de 2,3 millones. Anualmente ocurren más de 317 millones de accidentes en el trabajo en todo el mundo; muchos de los cuales inhabilitan temporal y permanentemente a los trabajadores y trabajadoras.

    En la actualidad, en el Perú, el peso de las bolsas de cemento que se comercializa es de 42.5 kilogramos, lo que genera diversos problemas en la integridad del trabajador, por cuanto el exceso de carga genera lesiones progresivas y permanentes atentando contra su salud y continuidad en el trabajo.

    No cabe duda que el levantamiento y manipulación de cargas mayores a los 25 kilos causa lesiones musculoesqueléticas de la espalda, cuello, hombros y codos, más otras lesiones que provocan el desgaste precoz del trabajador o trabajadora, acortando su vida productiva.

    Sobre el tema, existen recomendaciones de organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

    Si bien esta Campaña hoy está dirigida a toda la actividad de la construcción, es necesario considerar que para otras actividades también se debe generalizar el peso de carga a 25 kg, a fin de prevenir lastimosas enfermedades a los trabajadores. 

    La determinación del peso de carga a 25 kg ya tiene antecedentes en otras partes del mundo. Así, en países de la Unión Europea, los fabricantes, gobiernos, empleadores y sindicatos, han convenido que cargas de más de 25 kilos representan “un riesgo no tolerable”; por lo tanto, el peso máximo de las bolsas de cemento en Europa es de 25 kilos. En Australia, de 20 kg.

    En América Latina, tenemos el ejemplo de Uruguay, que en el año 2008 aprobó el Decreto 423/07 sobre Reducción de las Cargas Transportadas Manualmente que regula el peso en las bolsas de productos comerciales, incluyendo las bolsas de cemento en 25 kg, cada una. 

    Compañeros: Difundamos en las diferentes obras a nivel nacional la CAMPAÑA “25 KILOS, ¡NO MÁS!” y sensibilicemos en los trabajadores, empleadores y autoridades correspondientes la necesidad de reducir el peso de las bolsas de cemento a “25 kilos, ¡NO MÁS!”, con la finalidad de salvaguardar la salud física de las y los trabajadores, a efecto de que se reconvierta el empaque a una presentación sencilla en su manipulación, el acarreo y acomodo.

    ¡JUNTOS LUCHEMOS Y HAGAMOS REALIDAD EN EL PERÚ LAS BOLSAS DE CEMENTO DE “25 KILOS, ¡NO MÁS!”!

  • Candidatos deben pronunciarse sobre reforma pensionaria

    Los candidatos presidenciales deben priorizar la reforma del sistema pensionario y comprometerse a dotar de una pensión digna a todos los peruanos en edad de jubilación, sin excepción.

    “Han pasado doscientos años de nuestra independencia, pero somos esclavos de un sistema que explota al trabajador, olvida al ser humano y lo desampara cuando más lo necesita”, afirmó Luis Villanueva Carbajal, secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú.

    El dirigente sindical manifestó que no ha visto una postura firme e inclusiva de todos los candidatos presidenciales sobre la jubilación, por lo que los exhortó a priorizar sus propuestas sobre el tema, en momentos en que se discute la reforma pensionaria en el Congreso de la República.

    “El Estado debe garantizar que sus ciudadanos no queden desamparados. Se debe construir un Sistema de Pensiones con administración pública, sostenido con aportes de trabajadores, empresarios y el Estado, como lo señala el Convenio 102 de la OIT, ratificado por el Perú hace sesenta años”, argumentó.

    Asimismo, mencionó la demanda de los trabajadores en construcción civil de la restitución de su derecho a la jubilación con 15 años de aportes y 55 años de edad, derecho conculcado por Alberto Fujimori en los años 90.

    “Construcción civil obtuvo ese derecho por la eventualidad del trabajo y la vejez prematura que ocasiona. Muchos no acumulan 20 años de aportes porque no pueden trabajar por el desgaste físico o no les dan trabajo por su edad, esto en un mercado laboral que supera el 75% de informalidad y donde no se respetan los derechos laborales incluso en las obras formales”, recalcó.

    Villanueva Carbajal señaló que la jubilación digna forma parte de los derechos laborales que deben ser velados por quienes nos gobiernan.

    “Necesitamos una pensión digna para todos. Es lo mínimo que puede pedirse para una República Bicentenaria”, sentenció.

  • El Estado debe garantizar la formación de sindicatos

    Por: Luis Villanueva Carbajal

    La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú, como representante de los trabajadores del Sector Construcción en todo el país, mediante la negociación colectiva por rama de actividad que suscribe con los representantes del empresariado, regula los incrementos salariales y mejora las condiciones de trabajo generando una mejor distribución de la riqueza y el pleno ejercicio de la libertad sindical.

    La virtud de la negociación colectiva por rama de actividad es que soluciona los problemas generados en todo un sector económico, y evita una pluralidad de negociaciones dispersas que lejos de solucionar un problema, lo empeoran, y aún más cuando la actividad productiva es eventual.

    La FTCCP, durante muchos años, ha propuesto al Gobierno central y las autoridades de Trabajo que la negociación colectiva por rama se debe replicar en las diversas actividades económicas del país, como en el caso de la minería, textiles, agroindustria, etc.

    Es cierto que la Constitución Política menciona la posibilidad de la negociación colectiva por rama de actividad, pero el problema está en el desarrollo de las normas, donde está privilegiada la empresa.

    La Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo promueve la negociación por empresa, donde el nivel de negociación es del 3% y no hay ninguna fuerza sindical para solucionar los conflictos sociales que surgen por la miseria de las condiciones laborales y económicas del trabajador.

    El modelo impuesto en la agroindustria, como en otros sectores económicos, es inequitativo y promueve la desigualdad, lo cual genera la protesta legítima de los explotados.

    Diversas personalidades del ámbito político, sindical y empresarial ven como alternativa el modelo de negociación colectiva en construcción civil como la respuesta para el sector agroindustrial, en especial el agroexportador, donde también se da el trabajo eventual.

    La salida a esta crisis es la negociación colectiva por rama de actividad en la agroindustria y agroexportación. Debemos hacer un cambio en la Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo para que este tipo de negociación alcance a todos los sectores económicos posibles, porque posibilita la estabilidad que el Perú necesita.

    El hecho de que el Perú tenga la tasa más baja de sindicalización en el continente, con un 3.5%, nos coloca en vitrina como un país bananero, donde el Estado no cumple con los convenios suscritos con la OIT, dejando a los trabajadores expuestos al abuso y la sobreexplotación laboral.

    (Tomado de diario UNO, 28 de diciembre de 2020. https://diariouno.pe/columna/el-estado-debe-garantizar-la-formacion-de-sindicatos/)

  • Instalan comisión de fortalecimiento de Essalud

     

    El secretario general adjunto de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), Luis Villanueva Carbajal, fue designado por la CGTP para integrar la Comisión Multisectorial para el fortalecimiento del Seguro Social de Salud (Essalud) en representación de los trabajadores.

    Los miembros de esta comisión, presidida por el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE), fueron designados el pasado 25 de setiembre, de acuerdo con la Resolución Ministerial 237-2018-TR. La conforman dos representantes por cada sector: MTPE (la preside el viceministro de Trabajo), EsSalud, organizaciones de empleadores que participan en el Consejo Nacional del Trabajo (CNT) y organizaciones sindicales que integran el CNT.

    Este equipo recibirá la asistencia técnica de especialistas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)

    La comisión especial tiene 30 días hábiles para presentar su informe final que debe contener la propuesta para fortalecer el Seguro Social de Salud (EsSalud).

     

     

  • OIT, ICM y FTCCP en campaña por la salud de los trabajadores

     

    La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera (ICM) participan en campaña “25 kilos, ¡No más!” para las bolsas de cemento en las obras de construcción civil. Esta iniciativa, demandan, debe comenzarse en las obras de infraestructura deportiva de los Juegos Panamericanos de Lima 2019. 

    La inauguración del foro de lanzamiento se realiza el miércoles 5 de setiembre, a las 9 a.m., en el auditorio de la OIT, en la que participará el secretario general adjunto de la FTCCP, Luis Villanueva Carbajal, el ministro de Trabajo y Promoción del Empleo, Christian Sánchez Reyes, y el director regional adjunto para América Latina y el Caribe de la OIT, Carlos Rodríguez. 

    Durante los dos días del foro estarán presentes los dirigentes del Sindicato Único Nacional de Construcción y Anexos (SUNCA) de Uruguay, Óscar Andrade Lallana; el representante de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina, Mauro Posada; el secretario general de la Federación de Sindicatos de la Construcción (FETRACOMA) de Chile, Jorge Hernández Silva, y el secretario general adjunto del Sindicato de Trabajadores de la Construcción y Similares (SUNTRACS) de Panamá, Jaime Caballero. 

    Actualmente, las bolsas de cemento pesan 42.5 kilos, comúnmente, y ello afecta la salud de los trabajadores, pues genera en el futuro un problema lumbar, reduciendo la calidad de vida del trabajador y haciendo imposible su posterior contratación por problemas de salud derivados del peso excesivo. 

    El peso de las bolsas de cemento debe reducirse hasta 25 kilogramos como máximo para incidir positivamente en la salud de los trabajadores de la construcción.