Pliego de Reclamos

  • FTCCP presentó proyecto de convenio colectivo a ministro de Trabajo

    (08/04/2021) Dirigentes de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) se reunieron con el ministro de Trabajo, Javier Palacios Gallegos, para presentarle el Proyecto de Convenio Colectivo del Sector Construcción 2021-2022, que recoge las demandas de los obreros del sector, como aumentos salarios y mejores condiciones laborales, entre otras.

    El secretario general de la Federación, Luis Villanueva Carbajal, señaló que los trabajadores están “solicitando a la Cámara Peruana de la Construcción aumentos salariales y mejores condiciones laborales, sobre todo lo referente a las medidas de bioseguridad para proteger la salud de los trabajadores en las diferentes obras que se ejecutan a nivel nacional”.

    Por su parte, el ministro Javier Palacios saludó el ejemplo de diálogo en construcción civil, que durante 17 años consecutivos han resuelto los pliegos de reclamos en trato directo sin necesidad de intervención del Estado.

    “Estamos muy satisfechos de poder ser parte de este esfuerzo del sector privado y los trabajadores para que continúe la ruta del diálogo y solución a través del trato de directo”, señaló.

    Villanueva Carbajal saludó a los trabajadores de los 189 sindicatos afiliados a la Federación que han estado pendientes de la reunión con el ministro de Trabajo y Promoción del Empleo.

    “A los trabajadores de la construcción civil del país les decimos que deben tener presente que sus dirigentes y su federación están pendientes demandando mejores condiciones de trabajo y, en medio de esta crisis sanitaria, medidas en defensa de su vida y su salud, que es lo principal”, señaló.

     

     

  • FTCCP y CAPECO proponen negociación colectiva por rama para el Sector Agrario

    HACIA UN DIÁLOGO POR UN MEJOR PAÍS. Las leyes laborales para sectores con empleo temporal

    Por: Luis Villanueva Carbajal, secretario general de la FTCCP, y Humberto Martínez Díaz, presidente de la CAPECO

    En el año 2003, una sentencia del Tribunal Constitucional (TC) determinó la obligación de negociar por rama los salarios y condiciones para el régimen laboral especial de construcción civil. Desde entonces, la Cámara Peruana de la Construcción y la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú han resuelto, por la vía del diálogo y la negociación, 17 pliegos anuales solicitados por esta última. Atrás quedaron las imágenes de noticiero dominical en las que los pedidos de los trabajadores no eran escuchados por los empresarios, su agenda era capturada por políticos oportunistas y terminaban en huelgas, quema de llantas y bloqueo de calles y avenidas en las principales ciudades del Perú.

    Esta sentencia del TC ha llevado a dos sectores históricamente antagónicos a asumir una posición de responsabilidad y madurez política, dejando de lado (desde ambas partes) discursos fundamentalistas, para concentrarse en lo más importante: promover unidos un sector construcción competitivo, que genere bienestar y seguridad para sus trabajadores, condiciones estables para los empresarios y, sobre todo, paz para todos. Es así que en estos 17 años, la remuneración de los obreros se ha incrementado en promedio en 119%, un 37% por encima de la inflación, lo que implica un aumento real de su capacidad adquisitiva. Actualmente, la retribución de un peón de construcción es 128% más alta que la remuneración mínima vital y 37% mayor que el ingreso promedio nacional. Al mismo tiempo, esta vocación por el diálogo fructífero ha hecho posible que el empleo adecuado en el sector crezca 60% en 17 años.

    El trabajo en construcción es una de las ocupaciones técnicas que requieren más esfuerzo y especialización. Por ello las remuneraciones en esta actividad se encuentran entre las más altas, en promedio. Por otro lado, el empleo en construcción tiene un carácter singular, principalmente en razón de su eventualidad; a diferencia de lo que ocurre en el régimen general, los operarios trabajan temporalmente en las obras, mientras duran las tareas en las que están especializados, luego de lo cual concluye su relación laboral y deben salir en la búsqueda de una nueva oportunidad de trabajo. Esta condición de temporalidad también la tienen los empresarios de la construcción con sus obras. Por ello, es que vemos constantemente a CAPECO pronunciándose en conjunto con la Federación de Trabajadores en Construcción Civil, solicitando más obras, más inversión en infraestructura y en subsidios para viviendas y el cumplimiento de las obligaciones laborales y de seguridad. Se ha consolidado entre ambas instituciones una unidad, que ha permitido consensuar un objetivo común, de cuyo éxito dependen las familias de los trabajadores y las de los empresarios.

    La reciente derogatoria de la Ley de Promoción Agraria ha puesto de manifiesto la debilidad del objetivo común entre empresarios y trabajadores del campo y la facilidad con la que un sector tan importante para la generación de empleo y de divisas en nuestro país, puede ser gravemente afectado por agitadores y políticos oportunistas. La relación laboral entre las empresas de agroexportación y los trabajadores del campo se parece mucho a la que existe en el sector construcción. Por ello es válido pensar en la conveniencia de fomentar una relación abierta entre gremios empresariales y sindicales, para que de manera agregada puedan perseguir una agenda común que beneficie a todos y contribuya a trabajar en el clima de paz que todos los peruanos anhelamos para mirar con esperanza el futuro.

    (Tomado de El Comercio, 14 dic 2020 https://elcomercio.pe/opinion/colaboradores/construccion-civil-hacia-un-dialogo-por-un-mejor-pais-por-humberto-martinez-y-luis-villanueva-noticia/?ref=ecr)

     

  • Reunión entre FTCCP y Ministerio de Vivienda

    El secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil (FTCCP), Luis Villanueva Carbajal, y el secretario de Economía, Félix Rosales, se reunieron con el ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Carlos Lozada Contreras, a fin de exponer las propuestas de los trabajadores para la reactivación del sector construcción.

    En la reunión se abordó la difícil situación del sector con cientos de miles de desempleados, por lo cual se propuso incentivar la reactivación a través de la construcción de viviendas sociales, impulsando los programas Techo Propio, MiVivienda y Mejoramiento de Mi Barrio, principalmente, así como también las obras de saneamiento, pero con fiscalización para poner topes a la subcontratación y garantizar el cumplimiento de los derechos laborales.

    Otra de las preocupaciones de la FTCCP es la violencia e infiltración de la delincuencia en el sector, por lo cual se demandó la coordinación con el ministro del Interior, Jorge Montoya Pérez, para la reactivación de la Comisión Multisectorial para combatir la violencia en las obras, de la que la Federación forma parte.

    Asimismo, se planteó la necesidad de la fiscalización exhaustiva de la implementación de los planes de bioseguridad en las obras y que el transporte especial para los trabajadores sea obligatorio, pues, en el reinicio de las obras, cerca del 35% de obreros se han contagiado de Covid-19, la mayoría en el transporte público mientras va al trabajo o regresa a su hogar.

  • VII AND acordó movilización nacional el 3 de abril para la presentación del Pliego

    La VII Asamblea Nacional de Delegados de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), realizada del 22 al 23 de febrero en Lima, acordó realizar una movilización nacional el 3 de abril para la presentación del Pliego Nacional de Reclamos al Ministerio de Trabajo y sus direcciones regionales.

    Los trabajadores demandaremos la reactivación de la industria de la construcción para enfrentar el desempleo en el sector y continuar con la lucha frontal contra la violencia en construcción civil generada por bandas delincuenciales que utilizan seudosindicatos de fachada para cometer sus delitos.

    Asimismo, exigimos aumentos salariales y de pensiones, y la derogatoria del capítulo laboral de la Política Nacional de Competitividad y Productividad, pues alienta la generación de trabajadores baratos y descartables, lo cual traerá mayor desempleo e incremento de la pobreza en el Perú.

    Entre los principales acuerdos se encuentra también el retorno a la jubilación con 15 años de aportes, derecho conculcado durante la dictadura fujimorista, así como la exigencia de que se comercialicen bolsas de cemento de 25 kilos como máximo para evitar las enfermedades musculoesqueléticas.

    En solidaridad con los trabajadores de otras actividades económicas, la Asamblea concordó apoyar el Paro Nacional convocado por la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) para el mes de mayo.

    Finalmente, se ratificó la apuesta por la capacitación técnica y profesional, así como la capacitación sindical y formación política, como parte de la formación integral de los trabajadores.