Por Luis Villanueva Carbajal

Secretario general de la FTCCP

Es evidente que el Gobierno morado de Francisco Sagasti, igual que el de Vizcarra, no puede enfrentar la amenaza mortal de la COVID-19 ni trazar una acertada estrategia para la recuperación económica y salir de la profunda crisis social y el desgobierno.

El desempleo, los sistemas de salud colapsados, el sistema educativo ineficiente, los conflictos laborales, entre otros problemas, no son abordados de manera positiva, por lo que el presente es incierto para los peruanos; pero también nuestro futuro, pues aunque trabajemos toda la vida, no tenemos asegurado el acceso a una pensión de jubilación, en el sistema nacional de pensiones ONP ni en el sistema privado de pensiones AFP.

Ante la nueva ola del covid-19, nos queda a los peruanos cuidarnos siguiendo los protocolos de bioseguridad, para evitar miles de muertes y el mayor desempleo por la paralización del país, como sucedió en 2020 por la negligencia del Ejecutivo, que ha dejado hospitales carentes de camas UCI, oxígeno y médicos, y personal de salud en huelga porque el Estado les adeuda sus salarios y no les brinda implementos sanitarios. Millones de peruanos sobreviven en la indigencia y sin vacunas a la vista.

 

Hay responsabilidad de los empleadores, que deben implementar de manera estricta los protocolos de bioseguridad, y de los dirigentes sindicales y trabajadores, para cumplir y hacer cumplir estos protocolos. Ambos deben hacer un trabajo conjunto en los “comités paritarios de seguridad y salud en el trabajo”.

Adicionalmente, el Gobierno debe fiscalizar el cumplimiento de protocolos de bioseguridad contra el covid-19, priorizando las actividades que hasta la fecha son el motor de la economía y generan puestos de trabajo, como es el sector de la construcción. SUNAFIL debe realizar una fiscalización intensiva.

Esto en cuanto al presente del trabajo y la vida. En cuanto al futuro, cuando llegue la edad de jubilación, se necesita un sistema de pensiones reformado íntegramente que asegure una pensión digna para todos sin excepción. La Comisión Multipartidaria de Reforma Pensionaria del Congreso debe emitir su dictamen y aprobar una reforma que genere pensiones para todos, y que considere a los regímenes especiales, como el de construcción civil.

En distintos espacios políticos y administrativos, incluyendo el Congreso de la República, hemos explicado nuestra demanda: que se restituya a los trabajadores en construcción su derecho a la jubilación con 55 años y 15 años de aportes, que fue eliminada por la dictadura de Fujimori.

El trabajo en construcción genera vejez prematura y los trabajadores se ven incapacitados de laborar a temprana edad. Somos un sector donde el trabajo es temporal y existe un 75% de informalidad. Así, los obreros de la construcción no pueden acumular veinte años de aportes.

Por: Luis Villanueva Carbajal

La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú, como representante de los trabajadores del Sector Construcción en todo el país, mediante la negociación colectiva por rama de actividad que suscribe con los representantes del empresariado, regula los incrementos salariales y mejora las condiciones de trabajo generando una mejor distribución de la riqueza y el pleno ejercicio de la libertad sindical.

La virtud de la negociación colectiva por rama de actividad es que soluciona los problemas generados en todo un sector económico, y evita una pluralidad de negociaciones dispersas que lejos de solucionar un problema, lo empeoran, y aún más cuando la actividad productiva es eventual.

La FTCCP, durante muchos años, ha propuesto al Gobierno central y las autoridades de Trabajo que la negociación colectiva por rama se debe replicar en las diversas actividades económicas del país, como en el caso de la minería, textiles, agroindustria, etc.

Es cierto que la Constitución Política menciona la posibilidad de la negociación colectiva por rama de actividad, pero el problema está en el desarrollo de las normas, donde está privilegiada la empresa.

La Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo promueve la negociación por empresa, donde el nivel de negociación es del 3% y no hay ninguna fuerza sindical para solucionar los conflictos sociales que surgen por la miseria de las condiciones laborales y económicas del trabajador.

El modelo impuesto en la agroindustria, como en otros sectores económicos, es inequitativo y promueve la desigualdad, lo cual genera la protesta legítima de los explotados.

Diversas personalidades del ámbito político, sindical y empresarial ven como alternativa el modelo de negociación colectiva en construcción civil como la respuesta para el sector agroindustrial, en especial el agroexportador, donde también se da el trabajo eventual.

La salida a esta crisis es la negociación colectiva por rama de actividad en la agroindustria y agroexportación. Debemos hacer un cambio en la Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo para que este tipo de negociación alcance a todos los sectores económicos posibles, porque posibilita la estabilidad que el Perú necesita.

El hecho de que el Perú tenga la tasa más baja de sindicalización en el continente, con un 3.5%, nos coloca en vitrina como un país bananero, donde el Estado no cumple con los convenios suscritos con la OIT, dejando a los trabajadores expuestos al abuso y la sobreexplotación laboral.

(Tomado de diario UNO, 28 de diciembre de 2020. https://diariouno.pe/columna/el-estado-debe-garantizar-la-formacion-de-sindicatos/)

HACIA UN DIÁLOGO POR UN MEJOR PAÍS. Las leyes laborales para sectores con empleo temporal

Por: Luis Villanueva Carbajal, secretario general de la FTCCP, y Humberto Martínez Díaz, presidente de la CAPECO

En el año 2003, una sentencia del Tribunal Constitucional (TC) determinó la obligación de negociar por rama los salarios y condiciones para el régimen laboral especial de construcción civil. Desde entonces, la Cámara Peruana de la Construcción y la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú han resuelto, por la vía del diálogo y la negociación, 17 pliegos anuales solicitados por esta última. Atrás quedaron las imágenes de noticiero dominical en las que los pedidos de los trabajadores no eran escuchados por los empresarios, su agenda era capturada por políticos oportunistas y terminaban en huelgas, quema de llantas y bloqueo de calles y avenidas en las principales ciudades del Perú.

Esta sentencia del TC ha llevado a dos sectores históricamente antagónicos a asumir una posición de responsabilidad y madurez política, dejando de lado (desde ambas partes) discursos fundamentalistas, para concentrarse en lo más importante: promover unidos un sector construcción competitivo, que genere bienestar y seguridad para sus trabajadores, condiciones estables para los empresarios y, sobre todo, paz para todos. Es así que en estos 17 años, la remuneración de los obreros se ha incrementado en promedio en 119%, un 37% por encima de la inflación, lo que implica un aumento real de su capacidad adquisitiva. Actualmente, la retribución de un peón de construcción es 128% más alta que la remuneración mínima vital y 37% mayor que el ingreso promedio nacional. Al mismo tiempo, esta vocación por el diálogo fructífero ha hecho posible que el empleo adecuado en el sector crezca 60% en 17 años.

El trabajo en construcción es una de las ocupaciones técnicas que requieren más esfuerzo y especialización. Por ello las remuneraciones en esta actividad se encuentran entre las más altas, en promedio. Por otro lado, el empleo en construcción tiene un carácter singular, principalmente en razón de su eventualidad; a diferencia de lo que ocurre en el régimen general, los operarios trabajan temporalmente en las obras, mientras duran las tareas en las que están especializados, luego de lo cual concluye su relación laboral y deben salir en la búsqueda de una nueva oportunidad de trabajo. Esta condición de temporalidad también la tienen los empresarios de la construcción con sus obras. Por ello, es que vemos constantemente a CAPECO pronunciándose en conjunto con la Federación de Trabajadores en Construcción Civil, solicitando más obras, más inversión en infraestructura y en subsidios para viviendas y el cumplimiento de las obligaciones laborales y de seguridad. Se ha consolidado entre ambas instituciones una unidad, que ha permitido consensuar un objetivo común, de cuyo éxito dependen las familias de los trabajadores y las de los empresarios.

La reciente derogatoria de la Ley de Promoción Agraria ha puesto de manifiesto la debilidad del objetivo común entre empresarios y trabajadores del campo y la facilidad con la que un sector tan importante para la generación de empleo y de divisas en nuestro país, puede ser gravemente afectado por agitadores y políticos oportunistas. La relación laboral entre las empresas de agroexportación y los trabajadores del campo se parece mucho a la que existe en el sector construcción. Por ello es válido pensar en la conveniencia de fomentar una relación abierta entre gremios empresariales y sindicales, para que de manera agregada puedan perseguir una agenda común que beneficie a todos y contribuya a trabajar en el clima de paz que todos los peruanos anhelamos para mirar con esperanza el futuro.

(Tomado de El Comercio, 14 dic 2020 https://elcomercio.pe/opinion/colaboradores/construccion-civil-hacia-un-dialogo-por-un-mejor-pais-por-humberto-martinez-y-luis-villanueva-noticia/?ref=ecr)

 

La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú rendirá un homenaje al secretario general de la FTCCP y de la CGTP Pedro Huilca Tecse, líder político y sindical, a los 28 años de su asesinato (18 de diciembre de 1992) a manos del Grupo Colina, brazo armado de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos.
Los trabajadores de la construcción colocarán una ofrenda floral, este viernes 18 de diciembre, a las 10 a.m., en el monumento erigido en su nombre ubicado en la Alameda 28 de Julio, en Lima.
La actividad será transmitida en vivo por el facebook institucional de la Federación fb.com/FTCCPeru

La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) celebrará este jueves 17 de diciembre 62 años de vida institucional en defensa de los derechos laborales de los trabajadores en construcción civil.

La FTCCP fue fundada el 19 de diciembre de 1958, cuenta con más de 190 sindicatos en todo el país y es la única organización sindical que mediante negociación colectiva por rama de actividad logra aumentos salariales y otros beneficios laborales cada año para los trabajadores de la construcción de todo el Perú.

La ceremonia, presidida por el secretario general de la FTCCP, Luis Villanueva Carbajal, contará con la participación de representantes del sector construcción del ámbito político, empresarial y sindical, y será transmitido en vivo mediante el facebook institucional fb.com/FTCCPeru desde las 11.30 a.m.

Subcategorías