Voto de confianza, por la construcción de un país mejor

El Congreso otorgó la confianza al gabinete ministerial con la nota mínima, 64 votos de 127 parlamentarios presentes durante la votación. Perú Libre, Perú Democrático y Juntos por el Perú votaron en bloque a favor, marcando un contraste con Fuerza Popular de Keiko Fujimori, Renovación Popular de Ricardo López-Aliaga y Avanza País de Hernando de Soto, quienes votaron en contra.

Debemos reconocer los puentes que tendió el Gobierno en el marco de la gobernabilidad para alcanzar un resultado de fotografía, que agregó votos de APP, AP, SP y PP.

Los golpistas volvieron a perder, pero siguen impulsando la vacancia presidencial y continúan con el bullying mediático contra los ministros.

Los obreros de la construcción destacamos del discurso de Aníbal Torres el shock de inversiones en obras de infraestructura en salud, educación, electrificación, entre otras, que ayudará a reducir el desempleo en el sector.

Faltó, en su discurso, el fortalecimiento de la fiscalización laboral. En construcción civil, donde el empleo es eventual y su ubicación relativa, la fiscalización es prioritaria para que la riqueza producto de la fuerza del trabajo y las inversiones beneficie a trabajadores y empresarios en el marco de la ley. Sin fiscalización o con un sistema inspectivo débil, malos empresarios eluden sus responsabilidades y recortan salarios y beneficios sociales a los trabajadores y los discriminan de la protección previsional (salud, pensiones y prestaciones económicas).

Resaltamos lo anunciado en seguridad ciudadana, pero hubo ausencia del combate a la criminalidad organizada infiltrada en el sector, pues tiene una particularidad: se desbaratan bandas vinculadas a seudosindicatos y seudodirigentes, pero se mantiene el registro sindical que les sirve de fachada a estas mafias.

Aníbal Torres reconoció que “aún los derechos laborales son una consigna y no una realidad”, y por eso destacamos del gabinete su esfuerzo por sacar adelante el Código de Trabajo y la modificación del Reglamento de la Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo, en favor de la libertad sindical y la negociación colectiva.

Finalmente, frente al anuncio de Petroperú de la subida del precio de los combustibles, que encarecerá los productos de primera necesidad, urge el aumento de la remuneración mínima para recuperar la capacidad adquisitiva de los salarios.