Restitución de régimen jubilatorio público para construcción civil

Por: Luis Villanueva Carbajal

Secretario general de la FTCCP

Las comisiones de Trabajo y de Economía del Congreso de la República han dado los primeros pasos para la restitución del derecho de jubilación en el sistema público para los trabajadores del régimen especial de construcción civil. Ambas aprobaron dictámenes dándonos a los obreros del sector la razón sobre nuestras demandas.

Este derecho lo conquistaron los trabajadores el año 1982, cuando, debido a la eventualidad de su relación laboral y la dureza de sus actividades, que generan vejez prematura, se aprobó la ley de jubilación en el sistema público con 15 años de aportes y 55 años de edad.

Solo diez años duró esta conquista, porque fue eliminada durante la reforma pensionaria de 1992, que creó las AFP (sistema privado de pensiones).

Desde esa fecha, muy pocos obreros se han jubilado en el régimen de construcción civil. Esta realidad es corroborada por datos de la misma ONP de 2021, que señala que de los 389 mil 633 obreros de construcción afiliados a la ONP, solo 348 tienen pensión en la actualidad, tan solo el 0.089% del total de afiliados. Y en cuanto a las AFP, en muchos casos Pensión 65 paga más.

Una característica del trabajo en construcción es la eventualidad. Un obrero labora mientras dure el frente de trabajo para el que fue contratado. Por eso, trabaja como formal 4 meses al año en promedio. El resto del año sobrevive de cachuelos, lo que hace difícil que aporte 20 años como en el régimen general.

Pero, aun así, el obrero en construcción civil aporta más que los trabajadores del régimen general. Por ejemplo, el peón, la categoría de menor salario, aporta en diez años más del doble de lo que aporta en veinte años un trabajador que gana una remuneración mínima vital. El oficial y operario, otras categorías del régimen, aportan mucho más.

La otra característica es la vejez prematura. Los obreros están expuestos a las inclemencias del clima, trabajos de riesgo, contacto con el asbesto y la sílice, entre otras condiciones que reducen su vida laboral y deterioran su calidad de vida, por lo que a temprana edad ya no pueden seguir laborando en el rubro.

Por estas y otras razones, más de medio millón de obreros en construcción civil en actividad esperamos que el Pleno del Congreso de la República apruebe el dictamen sobre nuestro régimen jubilatorio.