Algunas fortalezas del discurso presidencial

 

El presidente Pedro Castillo logró cumplir un año de gobierno resistiendo los ataques de la derecha que tienen como principal caja de resonancia los medios de comunicación y un sector del Congreso cuyos referentes políticos son los responsables inmediatos de los males del país.

Algunos aciertos de su mensaje son el reingreso del Estado a las actividades de explotación petrolera; el anuncio de acciones más eficientes para cobrar los más de 30 mil millones de soles pendientes en deudas tributarias; y más aún, la conformación de un equipo multidisciplinario para impulsar un sistema previsional universal, con pensión y seguro de salud para todos los peruanos, incluyendo los que trabajan en la informalidad, tal y como lo propuso con anterioridad a este y otros gobiernos la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) y la CGTP.

No es un mensaje presidencial ideal y el Perú no ha tenido una reactivación económica soñada, pero si hacemos un balance de las últimas tres décadas, resaltan las medidas en materia laboral de este Gobierno.

Importante para el sector construcción también fue el anuncio del cierre de brechas en infraestructura, desarrollo de proyectos de vivienda digna y electrificación rural, entre otros.

Los obreros de la construcción también esperamos la promulgación de la ley de jubilación con 15 años de aportes y 55 años de edad en construcción civil, mayor reactivación de la construcción y lucha frontal contra el crimen organizado en obras, que forma parte de la agenda laboral que enarbolamos el 27 de julio, en la jornada nacional de lucha convocada por la CGTP por la solución a las demandas de los trabajadores.

El reto para Castillo es convertir estas palabras en hechos, en franco enfrentamiento con el sector del Congreso opositor, ahora empoderado en una mesa directiva de igual o mayor confrontación que la anterior.