La Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera (ICM; BWI por sus siglas en inglés) mostró su pesar por la sensible pérdida del compañero Teobaldo Bravo Aldana, primer secretario de Relaciones Internacionales del Consejo Nacional de la FTCCP:
"Destacamos la distinguida contribución del compañero Bravo Aldana a las más elevadas causas de los trabajadores de la construcción de Perú y el servicio prestado a la lucha de los trabajadores más allá de las fronteras de su país en el mejor y más practico ejemplo del internacionalismo de clase y obrero que reconocemos en la ICM y practica la FTCCP a nivel global.
Por favor, trasmita a los familiares y amigos de Teobaldo, nuestro abrazo sincero en estos momentos de ausencia, recordando que su legado estará presente para las nuevas generaciones".
 
 
 

(Compromiso firmado por el candidato a la presidencia de la República por Perú Libre, Pedro Castillo, con los trabajadores en construcción civil del Perú)
Nuestro Perú tiene un legado histórico vinculado con la construcción en todos los pueblos de nuestro territorio, los peruanos, somos orgullosos herederos de los constructores de Caral, Chan Chan, Huaca Rajada, Kuelap, Gran Pajatén, Chavín, Manos Cruzadas, Sillustani, Choquequirao y nuestro estandarte Machu Picchu. Ustedes compañeros dan continuidad a ese antiguo oficio nacional de la construcción. Con su trabajo, con sus manos, con su entrega me comprometo a que los próximos 5 años de gobierno sean los de construcción y reconstrucción de nuestro Perú.
El sector construcción tiene que ser eje central de la recuperación económica y de la reconstrucción de nuestro Perú; también tiene que ser ejemplo de formalización laboral y lucha contra la delincuencia y criminalidad organizada; y, por supuesto, tiene que representar un enorme proceso de moralización y lucha contra la corrupción pública y privada a nivel nacional. El sector construcción, compañeros trabajadores del andamio, será el pilar fundamental de nuestra gestión gubernamental si logramos, con el voto ciudadano, llegar a la Presidencia de la República.
Para ello, de ser electos, en los próximos 5 años de gobierno realizaremos:
1. El reinicio y culminación de las miles de obras paralizadas y abandonadas a nivel nacional debido a la corrupción, falta de recursos o malas practicas constructivas. Nuestra gente, nuestros pueblos no pueden seguir padeciendo años de años el engaño de sus autoridades y los actos de corrupción. Las obras deben culminarse y los que cometieron delitos deben tener su condena. Fortaleceremos a la Contraloría, para que con su participación esto sea una realidad.
2. Los grandes proyectos de infraestructura y servicios públicos no tienen que esperar décadas para ser una realidad, ahí esta el empleo digo y el desarrollo nacional, promoveremos, que su realización sea con inversión publica y privada, pero siempre con responsabilidad social y responsabilidad ambiental.
3. Los cientos de miles de proyectos de infraestructura básica social (muros de contención, puentes, trochas carrozables, canales de riego, obras de agua y desagüe, mercados, colegios, postas, etc.) que son una necesidad en nuestros barrios, asentamientos humanos y pueblos rurales los haremos conjuntamente con los gobiernos regionales y locales de todo el país.
4. La necesidad de una vivienda digna sigue siendo un clamor nacional, por ello nos comprometemos a construir 500,000 viviendas sociales a nivel nacional, para nuestras familias trabajadoras y emprendedoras. Las familias jóvenes y de menores recursos tendrán la oportunidad de realizar el sueño de la casa propia. Fortaleceremos los programas estatales de subsidios y créditos habitacionales, dotándolos de recursos suficientes para atender de manera efectiva el déficit actual y la demanda futura de vivienda social tanto en áreas urbanas como rurales; y con estos programas además ordenaremos y planificaremos mejor el desarrollo de nuestras ciudades. No queremos pueblos olvidados y sin servicios, queremos pueblos y ciudades ordenadas con viviendas dignas. Beneficiaremos a millones y crearemos también millones de puestos de trabajo para los trabajadores de construcción civil.
5. A los empresarios les decimos que para realizar todas esas obras de construcción necesitamos de su participación y compromiso transparente y queremos que sus proyectos no pasen años de años en puro trámite de licencias y permisos y sometidos a un sin numero de presiones. Propondremos cambios y mejoras sustantivas a las leyes de inversiones, contrataciones públicas y licencias. El Estado no será una traba será su aliado. Los beneficios de una obra de gobierno a gobierno que hoy se dan en nuestro país para empresas extranjeras también debe ser para nuestros empresarios nacionales. Lo que es bueno para ellos también debe ser bueno para los empresarios peruanos.
6. Mas obras es más reactivación y desarrollo y es más empleo decente o empleo con todos sus derechos para todos los trabajadores de construcción civil. Toda obra, pública o privada sea nacional, regional o local, en la modalidad de ejecución que fuere deberá respetar estrictamente el régimen laboral especial de construcción civil. Fortaleceremos los acuerdos logrados a través de la negociación colectiva por rama entre la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) y la Cámara Peruana de la Construcción (CAPECO) y promoveremos en el Congreso de la Republica la recuperación de su derecho a la jubilación a los 55 años y con 15 años de aportes, que fue eliminado.
7. Para que los acuerdos entre trabajadores y empresarios logrados con la negociación colectiva por rama y, que es un ejemplo para el resto de las actividades económicas, siga dando sus frutos, conjuntamente con ustedes combatiremos a la delincuencia y criminalidad organizada que extorsiona empresarios y asesina dirigentes de construcción civil. Esas bandas que se presentan como pseudo sindicatos además de perjudicar a los empresarios y trabajadores, encarecen con sus extorsiones la obra y por tanto perjudican al beneficiario final de la misma que somos los ciudadanos de a pie. En nuestro gobierno esa delincuencia no pasará.
8. La informalidad que afecta al país también es parte del sector construcción, más del 70% de este sector es informal; la informalidad encarece la obra, perjudica al empresario con sobrecostos, al trabajador que se queda sin derechos, al Estado que no recauda impuestos y al ciudadano que debe pagar todo ello. Propondremos un gran Plan Nacional de Formalización durante los próximos 5 años que contemple aspectos administrativos, financieros, tributarios y laborales. Formalizar el Perú debe ser una próxima tarea de este bicentenario.
9. Para construir y reconstruir nuestro país lo haremos haciendo los cambios normativos y constitucionales que ello exige y, lo haremos respetando la institucionalidad democrática y el Estado de Derecho; a los distintos poderes del Estado como a la sociedad civil, de la que forman parte los gremios sindicales, profesionales y empresariales.
Compañeros trabajadores de construcción civil, señores empresarios y compatriotas todos, desde el local de la emblemática Federación de Trabajadores de Construcción Civil del Perú de Isidoro Gamarra y Pedro Huilca me comprometo a trabajar conjuntamente para construir y reconstruir un Perú mejor.
Lima, 18 de mayo del 2021
Pedro Castillo Terrones
Candidato Presidencial
Perú Libre
 
 

La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú - FTCCP y la Cámara Peruana de la Construcción - CAPECO, en representación de los trabajadores y de los empresarios de la actividad constructora de nuestro país, se dirigen a los dos candidatos que disputarán la segunda vuelta, a las organizaciones políticas, a las instituciones de la sociedad civil y a la ciudadanía en general con el fin de convocar a un acuerdo que permita potenciar el sector construcción, condición indispensable para que el Perú pueda superar la difícil coyuntura social y económica y retomar el camino del desarrollo sostenible.

La crisis sanitaria provocada por el COVID-19 ha puesto en evidencia, una vez más, la grave disfuncionalidad de nuestras ciudades, el alto déficit de infraestructura, las consecuencias de la ocupación informal del suelo y la producción informal de viviendas, la incapacidad del Estado para proveer bienes y servicios básicos de calidad y la inexistencia de mecanismos eficientes y transparentes para facilitar la colaboración entre actores públicos y privados.

Desde hace varios años, la FTCCP y CAPECO han venido advirtiendo conjuntamente sobre la urgencia de abordar estos desafíos que han impedido que nuestro país alcance mayores niveles de competitividad productiva y que el bienestar social alcance a todos los peruanos. Y han resaltado el papel clave que le corresponde cumplir al sector construcción en el logro de estos propósitos.

A pocas semanas de celebrar el Bicentenario de la Independencia del Perú y de elegir a quien ocupará la Presidencia de la República por los próximos cinco años, ambos gremios consideran oportuno volver a presentar esta agenda de reforma de la actividad constructora que deberá incluir:

1. El impulso a la planificación urbano-territorial, el sistema de catastros y la provisión de suelo formal, tanto público como privado, para la producción de vivienda, especialmente social, y de equipamientos urbanos.

2. La articulación de inversiones en infraestructura y servicios públicos, especialmente de salud, educación y agua y desagüe, con los objetivos de desarrollo urbano formal y de generación de oferta de vivienda, especialmente de aquella dirigida a la población de menores ingresos.

3. La adopción de un nuevo modelo de gestión de obras públicas que permita introducir mecanismos de priorización de inversiones; procesos de contratación y control más eficientes, que contribuyan a evitar la corrupción y que aseguren un mejor desempeño de las infraestructuras durante toda su vida útil.

4. La asignación de mayores recursos estatales, así como la promoción de inversión privada para la atención de los graves déficits acumulados y las demandas futuras de infraestructura, equipamiento y vivienda, particularmente en todo el territorio nacional.

5. El fortalecimiento de los programas estatales de subsidios y créditos habitacionales, dotándolos de recursos suficientes para atender de manera efectiva el déficit actual y la demanda futura de vivienda social tanto en áreas urbanas como rurales.

6. El incentivo a la formalización laboral, el fortalecimiento de la representación sindical, el respeto irrestricto del régimen laboral de trabajadores de construcción civil en todas las obras públicas y privadas que se ejecuten a nivel nacional, la mejor continua de competencias de empresas, profesionales y trabajadores de la construcción, así como la lucha frontal contra la delincuencia y la criminalidad organizada que afecta al sector.

La implementación de esta agenda modernizadora exigirá la modificación de una parte del marco normativo y administrativo que rige el desarrollo territorial, la vivienda y la construcción, por lo que resulta indispensable un compromiso de los poderes Ejecutivo y Legislativo y de la sociedad civil por llegar a acuerdos que garanticen la continuidad y legitimidad de estas iniciativas. Para hacer realidad esta agenda también es necesario:

1. Respetar y fortalecer la institucionalidad democrática del país, tanto la de los distintos poderes del Estado, como la de la sociedad civil, de la que forman parte los gremios sindicales, profesionales y empresariales. Es imperativo el compromiso de garantizar la plena vigencia de la libertad de prensa y de expresión, así como el respeto irrestricto al Estado de Derecho.

2. Luchar contra la pandemia del COVID-19, lo que requiere no sólo efectuar un proceso de vacunación de manera eficiente, universal y gratuita, sino también una política de inmunización para los años siguientes, pues hasta ahora se sabe que el efecto protector de las vacunas es temporal.

Durante casi veinte años, la FTCCP y CAPECO han demostrado el valor que le conceden al diálogo y la importancia de enfocarse en el beneficio mutuo. Como consecuencia de esta vocación por buscar el entendimiento, los trabajadores y los empresarios de la construcción han logrado superar diferencias y asumir conjuntamente nuevos retos, preservando lo ya avanzado. Hoy, cuando el Perú se apresta a ingresar al tercer centenario de su vida independiente en medio de una gran incertidumbre, esta fructífera relación basada en una apuesta por el consenso puede resultar inspiradora. Una agenda consensuada debe llevarnos a construir un Perú Mejor.

 Lima, 7 de mayo del 2021

(Comunicado publicado el domingo 9 de mayo de 2021 en La República)

 

 

Proyecto fue aprobado en Comisión de Trabajo del parlamento

El secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), Luis Villanueva, saludó la aprobación del dictamen sobre los proyectos de ley 4119-2018, 4553-2018 y 7242-2020 que propone la “Ley que establece normas para la jubilación de los trabajadores de construcción civil”.

“Saludamos a los parlamentarios de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social que respaldaron estos proyectos que revierten la injusta situación de los obreros de la construcción que no pueden jubilarse debido a las disposiciones actuales que no tienen en cuenta nuestro régimen especial”, señaló.

Argumentó que este dictamen de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social del Congreso, en su sesión del 4 de mayo, es un avance en la lucha de los trabajadores para obtener una jubilación con 15 años de aportes en construcción civil.

“Los obreros de la construcción esperan que ese dictamen ingrese al pleno del Congreso de la República cuanto antes, para que alcancen el derecho constitucional de la seguridad social de manera efectiva y oportuna”, afirmó.

El líder sindical advirtió que cuando un obrero no puede jubilarse, pierde su pensión y su seguro de salud, además de otros derechos del régimen de construcción civil, con lo cual se precariza aún más su condición social cuando alcanza la edad de jubilación.

“Esperamos que el pleno del Congreso muestre la misma consideración con los obreros de construcción civil en su justa lucha por alcanzar el derecho constitucional de la seguridad social”, finalizó.

Lima, 7 de mayo de 2021

 

La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) participó en la Jornada Nacional de Lucha convocada por la CGTP en el Día Internacional de los Trabajadores, que en Lima inició en la Plaza Dos de Mayo y culminó frente al monumento de José Carlos Mariátegui, en la alameda 28 de Julio.

Los obreros de la construcción conmemoraron a los mártires de Chicago y a los mártires peruanos que lucharon por conseguir el reconocimiento de las ocho horas de trabajo, entre otros derechos.

Recordaron que el fujimorismo eliminó la estabilidad laboral, arremetió contra las organizaciones sindicales y asesinó a sus líderes, entre ellos Pedro Huilca Tecse, dirigente de construcción civil y de la CGTP.

Entre los derechos laborales anulados por el fujimorismo está el derecho a la jubilación con 15 años de aportes en construcción civil. Hasta la fecha, luego de tres décadas, los obreros continúan luchando para que se le restaure ese derecho. 

Ante ello, instaron a los peruanos a hacer memoria sobre la época de oprobio del régimen de Alberto Fujimori que inició con el autogolpe y el shock económico en los 90 y culminó a inicios del siglo XXI con el derrocamiento del dictador y su asesor Vladimiro Montesinos por corrupción y crímenes de lesa humanidad.

(Tomado de diariouno.pe: https://diariouno.pe/ftccp-reclama-derechos-eliminados-por-la-dictadura/)

Subcategorías