Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) denuncia que son 20 dirigentes de sus sindicatos afiliados asesinados por mafias desde 2011.

El secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), Luis Villanueva, denunció que las mafias que quieren apoderarse de las obras de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) de Sullana (Piura) asesinaron anoche al secretario general del Sindicato Único de Trabajadores en Construcción Civil de la Provincia de Sullana, Edwin Nieves Villegas.

 

“Lo mataron en la puerta de su casa. Es el segundo dirigente que asesinan por apoderarse de la obra del PTAR. En mayo pasado asesinaron al secretario de Defensa del mismo sindicato, Jerson Henry Noé Suárez a pocos metros del local de la Primera Brigada de Caballería del Ejército del Perú”, afirmó Villanueva Carbajal.

 

El dirigente sindical señaló que Nieves fue ultimado en su vivienda, en la calle Uno del barrio Buenos Aires, en Sullana, Piura. Aseguró que la obra del PTAR va a continuar generando muertes porque existen mafias que quieren apoderarse de esa obra, entre otras obras de la reactivación económica, para extorsionar y generar ganancias a través de sus actividades delictivas.

 

“Las mafias venden puestos de trabajo a los obreros, infiltran a sus secuaces en las obras para delinquir desde adentro, conminan a las empresas a alquilar sus maquinarias o comprar insumos en sus ferreterías. Y tienen sicarios a su disposición para aniquilar a quien se oponga. No se ve el trabajo de las autoridades”, denunció.

 

Anunció que ya son 20 los dirigentes de los sindicatos afiliados a la FTCCP asesinados por estas mafias desde 2011. Por eso, afirmó, es urgente un trabajo articulado de la Policía Nacional, el Ministerio del Interior, el Ministerio Público, Gobierno Regional y municipios, quienes deben mejorar sus estrategias para evitar que más trabajadores sean víctimas de los sicarios.

 

“Cuando se trata de un empresario o político, las autoridades trabajan al instante, pero cuando se trata de un obrero de construcción, no le prestan la misma atención”, denunció.

 

 

Lima, 12 de febrero de 2021

 

 

 

 

 

 

Por: Luis Villanueva Carbajal

Empezando por las cifras de los muertos, que difiere entre la oficial del MINSA (41,753) y la del SINADEF (97,432), el presidente Francisco Sagasti no genera credibilidad.
Así, mientras Venezuela proyecta la vacunación masiva en abril y Cuba tiene su vacuna propia, en el Perú, el Partido Morado está comprando vacunas por “puchos” y nadie asegura cuándo serán administradas las primeras dosis.
Sumada China y Rusia, el bloque de los no alineados con Estados Unidos tiene mucho que enseñarles a los tecnócratas morados sobre cómo se maneja un país, y en pandemia.
Sin embargo, en esta cuarentena no hemos paralizado el país. Construcción civil, gracias a la demanda de los trabajadores, sigue operando. Desde 2020 exigimos reactivación, elaboramos con los empresarios los protocolos de bioseguridad del sector, y hemos demostrado que el índice de contagios en obras es menor que en otros rubros.
Tras la reactivación, nos hemos convertido en el actual motor de la economía peruana. Es un buen inicio, pero recordemos que, de los 450,000 obreros de la construcción, más de 300,000 siguen desempleados. Se necesita mayor inversión. Es un buen momento, porque genera trabajo directo e indirecto, dinamizando las economías locales.
Existen millones de pobres y habrá millones de nuevos desempleados, pero para ellos no hay todavía plan de salvataje; se necesita una inversión social: financiar las ollas comunes, dinamizar el sector informal (alrededor del 75%), impulsar los pequeños negocios, etc., y la gran mayoría de la población sin atención primaria en salud como mínimo. La brecha social es muy grande.
Tras la negación del TC de devolver los aportes de la ONP, el Ejecutivo ha anunciado un proyecto de pensión escalonada por años de aportes, pero no estará listo durante la pandemia. Podría comenzarse integrando a estos aportantes en el bono que prometen dar este mes.
Sagasti no puede salvarse diciendo que está de transición. De acuerdo con medios internacionales, hay más de 4000 variantes del virus en el mundo que desafiarían la efectividad de las actuales vacunas. Los cuadros de la derecha que nos gobiernan deben demostrar que no tienen el currículum de adorno y ejecutar un plan para salir de la crisis sanitaria y económica, que Vizcarra y su gabinete neoliberal gestionaron de la peor manera en el mundo y que el Partido Morado no ha sabido superar por ser el continuismo vizcarrista.

 

(02/02/2021) Los trabajadores afiliados a la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) y sus hijos podrán acceder a una beca integral para estudiar una carrera técnico-profesional en SENCICO si logran una vacante en el Examen de Admisión 2021-I que se realizará este 27 de febrero, anunció el secretario general de la FTCCP, Luis Villanueva Carbajal.

“Son dos becas por cada carrera técnico-profesional en cada sede de Sencico en el ámbito nacional. Este es uno de los múltiples beneficios de nuestros afiliados e hijos, gracias al convenio entre la Federación y SENCICO, en nuestra apuesta por mejorar las condiciones de vida de las familias de la construcción y la mano de obra calificada del país”, afirmó.

Los requisitos para la beca integral de la FTCCP son:

(1) Ser trabajador en construcción civil afiliado o hijo de afiliado a un sindicato de la FTCCP.

(2) Si alcanzó vacante en el examen de admisión, tramitar la solicitud de beca integral en su sindicato presentando el siguiente día útil:

      Constancia de ingreso

      Copia del carnet sindical del titular

      Copia del DNI del titular y la copia del DNI del hijo (si este postuló).

El sindicato presentará el mismo día estos documentos a la FTCCP para gestionar la beca.

Características del examen

Los postulantes deben inscribirse en el examen de admisión de SENCICO en la web page.sencico.gob.pe, ingresar al enlace Admisión 2021-I, hacer clic en el link “Fechas y Requisitos” y luego elegir el botón “PreInscripción”, y llenar el formulario que aparecerá en pantalla.

Seguidamente, acceder a su correo electrónico para confirmar la preinscripción y, finalmente, efectuar el abono por derecho de examen de admisión de acuerdo a las indicaciones de la página web.

Es importante que el postulante tenga una cuenta de correo electrónico, pues a esa cuenta es a donde SENCICO enviará los datos del examen de admisión. El examen se realizará de manera virtual y con reconocimiento facial, para lo cual el postulante deberá tener una computadora o laptop y conexión a internet el día del examen.

Las carreras disponibles son: Edificaciones y Obras Civiles; Geodesia y Topografía; Diseño de Interiores; Dibujo de Arquitectura y Obras Civiles; Laboratorio de Suelos, Concreto y Asfalto; Geomática; Administración de Obras de Construcción Civil, y Gestión de Redes de Agua Potable y Agua Residual.

Todas las carreras están disponibles en las sedes de Lima y Callao, pero en regiones la oferta educativa es menor, por lo que los postulantes deberán comunicarse con la sede de SENCICO de su región para realizar su inscripción.

 

Por Luis Villanueva Carbajal

Secretario general de la FTCCP

Es evidente que el Gobierno morado de Francisco Sagasti, igual que el de Vizcarra, no puede enfrentar la amenaza mortal de la COVID-19 ni trazar una acertada estrategia para la recuperación económica y salir de la profunda crisis social y el desgobierno.

El desempleo, los sistemas de salud colapsados, el sistema educativo ineficiente, los conflictos laborales, entre otros problemas, no son abordados de manera positiva, por lo que el presente es incierto para los peruanos; pero también nuestro futuro, pues aunque trabajemos toda la vida, no tenemos asegurado el acceso a una pensión de jubilación, en el sistema nacional de pensiones ONP ni en el sistema privado de pensiones AFP.

Ante la nueva ola del covid-19, nos queda a los peruanos cuidarnos siguiendo los protocolos de bioseguridad, para evitar miles de muertes y el mayor desempleo por la paralización del país, como sucedió en 2020 por la negligencia del Ejecutivo, que ha dejado hospitales carentes de camas UCI, oxígeno y médicos, y personal de salud en huelga porque el Estado les adeuda sus salarios y no les brinda implementos sanitarios. Millones de peruanos sobreviven en la indigencia y sin vacunas a la vista.

 

Hay responsabilidad de los empleadores, que deben implementar de manera estricta los protocolos de bioseguridad, y de los dirigentes sindicales y trabajadores, para cumplir y hacer cumplir estos protocolos. Ambos deben hacer un trabajo conjunto en los “comités paritarios de seguridad y salud en el trabajo”.

Adicionalmente, el Gobierno debe fiscalizar el cumplimiento de protocolos de bioseguridad contra el covid-19, priorizando las actividades que hasta la fecha son el motor de la economía y generan puestos de trabajo, como es el sector de la construcción. SUNAFIL debe realizar una fiscalización intensiva.

Esto en cuanto al presente del trabajo y la vida. En cuanto al futuro, cuando llegue la edad de jubilación, se necesita un sistema de pensiones reformado íntegramente que asegure una pensión digna para todos sin excepción. La Comisión Multipartidaria de Reforma Pensionaria del Congreso debe emitir su dictamen y aprobar una reforma que genere pensiones para todos, y que considere a los regímenes especiales, como el de construcción civil.

En distintos espacios políticos y administrativos, incluyendo el Congreso de la República, hemos explicado nuestra demanda: que se restituya a los trabajadores en construcción su derecho a la jubilación con 55 años y 15 años de aportes, que fue eliminada por la dictadura de Fujimori.

El trabajo en construcción genera vejez prematura y los trabajadores se ven incapacitados de laborar a temprana edad. Somos un sector donde el trabajo es temporal y existe un 75% de informalidad. Así, los obreros de la construcción no pueden acumular veinte años de aportes.

Por: Luis Villanueva Carbajal

La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú, como representante de los trabajadores del Sector Construcción en todo el país, mediante la negociación colectiva por rama de actividad que suscribe con los representantes del empresariado, regula los incrementos salariales y mejora las condiciones de trabajo generando una mejor distribución de la riqueza y el pleno ejercicio de la libertad sindical.

La virtud de la negociación colectiva por rama de actividad es que soluciona los problemas generados en todo un sector económico, y evita una pluralidad de negociaciones dispersas que lejos de solucionar un problema, lo empeoran, y aún más cuando la actividad productiva es eventual.

La FTCCP, durante muchos años, ha propuesto al Gobierno central y las autoridades de Trabajo que la negociación colectiva por rama se debe replicar en las diversas actividades económicas del país, como en el caso de la minería, textiles, agroindustria, etc.

Es cierto que la Constitución Política menciona la posibilidad de la negociación colectiva por rama de actividad, pero el problema está en el desarrollo de las normas, donde está privilegiada la empresa.

La Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo promueve la negociación por empresa, donde el nivel de negociación es del 3% y no hay ninguna fuerza sindical para solucionar los conflictos sociales que surgen por la miseria de las condiciones laborales y económicas del trabajador.

El modelo impuesto en la agroindustria, como en otros sectores económicos, es inequitativo y promueve la desigualdad, lo cual genera la protesta legítima de los explotados.

Diversas personalidades del ámbito político, sindical y empresarial ven como alternativa el modelo de negociación colectiva en construcción civil como la respuesta para el sector agroindustrial, en especial el agroexportador, donde también se da el trabajo eventual.

La salida a esta crisis es la negociación colectiva por rama de actividad en la agroindustria y agroexportación. Debemos hacer un cambio en la Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo para que este tipo de negociación alcance a todos los sectores económicos posibles, porque posibilita la estabilidad que el Perú necesita.

El hecho de que el Perú tenga la tasa más baja de sindicalización en el continente, con un 3.5%, nos coloca en vitrina como un país bananero, donde el Estado no cumple con los convenios suscritos con la OIT, dejando a los trabajadores expuestos al abuso y la sobreexplotación laboral.

(Tomado de diario UNO, 28 de diciembre de 2020. https://diariouno.pe/columna/el-estado-debe-garantizar-la-formacion-de-sindicatos/)

Subcategorías